Doxa SUB 300T Clive Cussler Edition: Oculto entre las Arenas del Tiempo

Hace siglos, en una época en que las arenas del desierto se movían como olas eternas bajo el sol implacable, surgió una leyenda. En principio y a decir verdad, sólo era un rumor susurrado por el viento ondulando las dunas, el cual hablaba de un tesoro escondido en las vastas extensiones de arena árida e inhóspita, un botín de gran valor, por muchos conocido como el Tesoro de los Beduinos.

Este tesoro, de inestimable e incalculable trascendencia y valor, alimentó la imaginación de aventureros, cazadores de tesoros y arqueólogos que a lo largo de los siglos deambularon … y perecieron en el desierto tras su búsqueda.

En tiempos antiguos, las tierras desérticas eran testigos de relatos sobre riquezas ignotas y ocultas.

Los beduinos, maestros en la navegación y supervivencia en el desierto, escribieron y protagonizaron docenas de dichos textos, narraciones y crónicas de hazañas de todo tipo, desde amorosas hasta bélicas. Según las antiguas leyendas, sus tesoros no sólo incluían joyas y monedas, sino también artefactos de ancestros y de civilizaciones olvidadas, conservados y ocultos por el tiempo, el olvido … y la arena.

Todos los relatos que hacían referencia al Tesoro de los Beduinos estaban envueltos en un halo de misterio. Se transmitió de generación en generación que estos nómadas errantes, en su ambulante y errática vida y devenir, acumularon grandes riquezas que escondían y protegían de tribus enemigas en lugares secretos del desierto para defenderlas de conspiradores y saqueadores. Estos tesoros, abrigados por la vasta inmensidad del desierto y el paso de los siglos, dieron lugar a innumerables mitos y leyendas.

Los que osaran en aventurarse en la búsqueda del Tesoro de los Beduinos, su viaje debería comenzar con el estudio de antiguos manuscritos, pergaminos, rollos y crónicas de estudiosos, escribas, imanes y viajeros que dejaron constancia más bien deslabazada e inconexa de sus encuentros con estas tribus.

Hubieron de desempolvarse y desenmarañarse historias y relatos orales, transmitidas de generación en generación, reseñando hazañas y secretos ocultos en las arenas.

Se cuenta que los beduinos, conocidos por su vida nómada y grandes habilidades comerciales, además de militares, acumulaban grandes riquezas a lo largo de los siglos. Estas riquezas incluían no solo metales preciosos y joyas, sino también artefactos de valor cultural e histórico incalculable. Diferentes leyendas coincidían en afirmar que el tesoro estaba escondido en una zona remota del desierto, protegido por secretos celosamente guardados y tradiciones ancestrales además de toda la orografía que lo ocultaba, disimulaba y enmascaraba.

El impacto cultural del Tesoro de los Beduinos trascendía su valor material y ensalzaba al pueblo beduino, considerado guardián de un patrimonio milenario, para despertar el respeto, la curiosidad y la admiración de estudiosos y aventureros. La búsqueda de este tesoro a lo largo de los tiempos fomentó la comprensión y apreciación de la rica historia y tradiciones de estos pueblos nómadas.

A lo largo de los siglos, los beduinos fueron reconocidos no sólo por su capacidad para sobrevivir en los desiertos, sino también por las leyendas que rodearon sus preciados tesoros.

Se transmitió de generación en generación, desde tiempo inmemorial que estas tribus enterraban sus riquezas en lugares secretos para protegerlas de enemigos. Dónde se encontraban ha constituido un enigma inquebrantable e imperecedero a lo largo del tiempo, pero la promesa de hallazgos asombrosos ha mantenido viva la imaginación de buscadores de tesoros a través de la historia, así como cazadores de guardatiempos.

Incontables expediciones se armaron, amparadas por el halo de misterio que rodeaba al ignoto tesoro, con el objetivo de desenterrar las riquezas beduinas. Algunas de las más legendarias fueron las exploraciones en el desierto de Rub al-Jali (en árabe: الربع الخالي, literalmente, «cuadrante vacío») que sigue siendo uno de los mayores desiertos de arena del mundo, además de incursiones en el desierto de Negev en tierras bíblicas.

Aunque estas búsquedas a menudo terminaron con sus buscadores caídos en el desprestigio y el anonimato al verse incapaces de poder desentrañar los enigmas ocultos bajo oasis y palmeras, cuando no en la muerte.

Si bien en no pocas ocasiones dejaron tras de sí una rica colección de historias, leyendas y descubrimientos que cautivaron la imaginación de eruditos, doctos y sabios.

El legado mítico del Tesoro de los Beduinos dejó su huella indeleble en el tiempo. Estos relatos, narraciones y leyendas generaron interés constante por la historia y las tradiciones de estas antiguas tribus, enriqueciendo las legendaria vida pasada y el fascinante mundo de los tesoros ocultos en el desierto.

Durante la Primera Guerra Mundial, incluso un intrépido y jóven Thomas Edward Lawrence, también registrado por la historia como Lawrence de Arabia, lideró diferentes expediciones en el desierto en busca de los antiguos tesoros beduinos.

La ingente cantidad de sus logros militares y su pasión por la arqueología, sus expediciones para hallar estos tesoros se perdieron en la vasta inmensidad del desierto … y del tiempo.

Sin embargo, sus exploraciones de las arenas yermas de Wadi Rum (del árabe: وادي رم ‘Wādī al-Ramm’) o Valle de la Luna, junto a algunos hombres del emir Faysal, entraron en contacto con las esquivas y ásperas tribus beduinas, desafiando peligros naturales extremos como inmensas y ciclópeas tormentas de arena, escribiendo y agregando un nuevo capítulo a la leyenda envuelta en su halo de misticismo.

Las pistas para encontrar el Tesoro de los Beduinos estuvieron escondidas en inscripciones crípticas en rocas discretas y ocultas a ojos no avezados, mapas antiguos y relatos orales transmitidos por generaciones.

Los objetos hallados en sitios arqueológicos, como armas antiguas, joyas y recipientes decorados, proporcionaron indicios adicionales. Estos artefactos narraron no solo parte de la oculta vida cotidiana de los beduinos, sino también señalaron caminos y rumbos hacia escondites secretos.

El tesoro de los beduinos, según las leyendas, comprendía monedas de oro y plata, joyas adornadas con valiosísimas piedras preciosas, antiguos manuscritos y pergaminos, artefactos religiosos y amuletos. Estos objetos, encontrados en el desierto, ofrecían una visión única de sus vidas y aventuras, las creencias y las prácticas comerciales de la antigua civilización nómada olvidada.

Cuando tan solo una ínfima parte del tesoro de los beduinos fue descubierto, se encontraron miles y miles de preciosas y bien labradas monedas antiguas, joyas, artilugios e ingenios muy valiosos, por lo que se convirtió en uno de los hallazgos más intrigantes de todos los tiempos modernos. La magnitud del tesoro sorprendió no solo a los arqueólogos, sino que también atrajo la atención de eruditos y expertos científicos reconocidos y de talla mundial y cómo no … de asaltadores de tumbas y tesoros.

Su descubrimiento reveló detalles desconocidos hasta el momento acerca de la vida y las costumbres del pueblo beduino. Los artefactos encontrados proporcionaron una visión única de sus creencias y las prácticas comerciales de esta civilización ancestral, nómada y perdida. A través de los objetos hallados, se pudo entender mejor su cultura e incluso su influencia en otras regiones, tribus y pueblos.

La leyenda del Tesoro de los Beduinos continuó inspirando a buscadores de todo el mundo, alimentando sueños de hallazgos escondidos bajo las arenas eternas del desierto.

Aunque muchos intentaron descubrir sus secretos, las arenas del tiempo aún guardaron muchos misterios durante largo tiempo, esperando ser revelados por aquellos valientes, intrépidos y perseverantes buscadores que tuvieran la visión y el conocimiento de saber rebuscar entre miles y miles de elementos guardatiempos así como supieran enfrentarse a las vastas y desafiantes extensiones del desierto hasta encontrar el valioso tesoro.

Finalmente en una antiquísima y remota caverna, escondida al pie de palmeras, a varios días de camino en dromedario del oasis más cercano, que permanecía oculto su acceso a miradas no avezadas.

En el corazón del desierto, sumido en un sueño eterno de inmortalidad, nos fuimos adentrando en la oscuridad de lo desconocido.

Arabien desert treasure

Del tesoro oculto durante decenios, investigando entre catacumbas, monedas antiguas, dagas, rubíes y topacios, sumergido entre las arenas cálidas del desierto de un antiguo cofre bellamente decorado con piedras preciosas,

Dentro incluso de un pergamino manuscrito con forma de grueso libro coránico y con runas indescifrables incluso por éste que les informa, y pues tras años y años de callada y secreta búsqueda, hoy día por fin dimos con uno de los elementos y artilugios guardatiempos del tesoro de los beduinos. Su búsqueda no resultó nada fácil, hubo que luchar contra saqueadores de tumbas dispuestos a dar su vil y despreciable vida para evitar que cayera en otras manos que no fuesen las suyas repletas de avaricia.

Así, incrustado en un voluminoso tomo que ocultaba textos beduinos y oculto tras legajos, rollos, pergaminos, incluso pieles de animales cuarteadas y ajadas por el inexorable e implacable tiempo, todo embalsamado por la pátina de la soledad y la paciencia, entre polvo y arena, entre telarañas y restos óseos humanos, sin duda pertenecientes a otros incautos que siglos antes osaron desafiar y poner su mano infiel sobre artículos no destinados a su vil disfrute, tras sobornar con ingentes cantidades de monedas a pillos y truhanes con los que nos fuimos topando por el camino, que ocultos tras sus barbas kilométricas y miradas aviesas y malintencionadas, que incluso nos amenazaron con hacernos desandar todo el camino recorrido y haciéndonos gastar una inmensa cantidad de maravedíes, así y sólo así pudimos irnos acercando al ansiado tesoro.

El Grial, el deseado, el por muchos imposible de nombrar, dado que incluso podía peligrar su existencia, el tras siglos oculto y olvidado por muchos, y tras un duro calvario, que nos pudo conducir directos a la más ignominiosa ruina, a sus ojos expertos les expongo hoy y con la ayuda de un intrépido espeleólogo horológico, del cual no puedo revelar su nombre, si bien algunos dicen reconocerle por el detalle de portar en su muñeca sendo SUB 300 naranja y que suele responder por el apodo de “Titín el aventurero de Arabia”, me es grato desempolvar de las catacumbas del olvido y lo desconocido, al Doxa SUB 300T Clive Cussler.

Frótense los ojos, avezados entusiastas del tiempo y su medida, porque la prueba la tienen de la veracidad y exactitud de todo lo escrito en este humilde pergamino, en que podemos observar cómo el tiempo ha dejado su huella indeleble en esta soberbia joya, la cual, para nuestra descomunal sorpresa, continúa midiendo el tiempo infinito de manera constante para todo aquel que tenga el privilegio de ser su portador.

Sólo les pido algo de su discreción y no osen revelar a nadie acerca de cómo pude llegar a dar con esta herramienta y joya midetiempos.

Muy bien señores el texto, como pueden imaginar, pretende ser un humilde homenaje a los personajes que en las 82 obras del autor al cual homenajea esta pieza, aparecen recubiertos por un halo de aventura, fortaleza y curiosidad, además de servir de introducción al estilo que impregna al Doxa SUB 300T Clive Cussler.

Nos encontramos, por tanto ante una edición numerada que rinde tributo al escritor, investigador y buscador de tesoros Clive Cussler y al mundo imaginario que creó en su obra de pecios, descubrimiento de tesoros, desierto y lucha por la supervivencia.

Aquí podemos encontrar una reseña de su obra:

El novelista, aventurero y explorador estadounidense americano Clive Cussler, nació el 15/7/31 (Recuerden esta fecha porque posteriormente hablaremos de ella). Vivió desde su infancia en Alambra, California. Estudió en el Pasadera City College hasta ingresar en las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos y participó incluso en la Guerra de Corea.

Posteriormente trabajó en publicidad, como redactor y director creativo en dos importantes empresas, llegando a obtener un León de Oro en el Festival Publicitario de Cannes. Aventurero y arqueólogo marino,comenzó a escribir en 1965 y en 1969, obtuvo un doctorado en Letras.

Cussler creó la Nacional Underwater and Marine Agency y fue miembro del Explorer Club de Nueva York, La Royal Geographic Society de Londres y la America Society of Oceanographers. Sus novelas han aparecido en numerosas ocasiones en las listas de éxitos de The New York Times.

Escribió y publicó como decimos, 82 libros de aventuras relacionados con el mar y novelas de aventuras realistas y con gran despliegue de dispositivos tecnológicos tanto en el desierto como marítimas y protagonizadas por Dirk Pitt, un personaje a semejanza del autor y con el nombre de su propio hijo.

Dirk Pitt and the Doxa SUB in 'Sahara'

También se unió al archiconocido investigador y oceanógrafo Jacques Costeau en algunas de sus investigaciones usando y así extendiendo el uso de los Doxa con su legendaria esfera naranja supusieran un símbolo de relojes robustos y seguros para el buceo profesional.

Igualmente Jacques Cousteau, el afamado y reconocido oceanógrafo francés, y su equipo de exploradores fueron filmados en multitud de tomas para sus programas y reportajes subacuáticos luciendo Doxa´s Sub 300.

El respaldo de Cousteau al Doxa Sub 300 igualmente impulsó la marca y al modelo al centro de atención y solidificó su reputación como un serio reloj herramienta para la exploración submarina. Así el Doxa Sub 300 se convirtió en una opción a tener en cuenta para los buzos profesionales de todo el mundo desde aquel momento.

Continuando con la breve reseña a nuestro autor, y para concluir, recordamos que fué un gran coleccionista de automóviles clásicos, los cuales posteriormente recreaba en sus obras.

Lamentablemente y tras una vida plagada de aventuras y creación literaria, Clive Cussler falleció el 24/02/20 en Scottsdale (Estados Unidos) a los 88 años.

Hay que recordar que la relación que une a Cussler con la marca Doxa se basamenta en que el personaje principal de sus novelas, como comentamos, Dirk Pitt, y alter ego del autor, portaba un afamado Doxa Sub 300T color naranja en su muñeca.

Pero el detalle digamos “curioso” responde a la siguiente pregunta: ¿Por qué terminó su personaje principal portando dicho modelo concreto de dicha marca? Pues la razón es que durante sus años más jóvenes y antes de convertirse en escritor a tiempo completo, Clive Cussler trabajó en una tienda de buceo. Una vez terminada su primera novela, decidió dejar su puesto en la tienda, para dedicar el resto de su vida a la creación de sus libros, si bien antes de marcharse, el gerente de la tienda le regaló un reloj de buceo de dial naranja … era un Doxa SUB 300T.



El reloj que nos ocupa encierra muchas curiosidades y detalles interesantes que lo hacen no sólo una pieza única en el catálogo de Doxa, sino en la oferta horológica actual. Podemos encontrar relojes con “temática desértica” en marcas incluso de reconocido prestigio, pero creo que no me equivoco si afirmo que Doxa ha tenido el acierto de crear en 2023 una pieza que “rompe” con la oferta existente, bien más tácticos unos, clásicos otros, pero siempre bajo un prisma digamos “formal” y que lo podíamos encasillar en la temática militar.

El Sub 300T Clive Cussler se aparta de dicha temática, lo cual me alegra enormemente, y no sólo ya por enriquecer el panorama actual de oferta relojera, sino porque no se ubica en dicha temática de aspecto militarista, sino más bien por la de la investigación, la Arqueología y el gusto por la Historia y las culturas ancestrales.

En cuanto al interesante efecto envejecido de la caja y brazalete, éste procede de un tratamiento PVD (Physical Vapor Deposition) que trata el acero sin afectar a sus cualidades de resistencia física, y para que se hagan una idea en relación a su aspecto, es como si hubiera sido elaborado en un titanio grado 4.

Es muy oscuro, mucho más de lo apreciado en las fotos que puedan ver en cualquier parte. Para mi gusto, aparte del estilo obvio envejecido le aporta un toque muy interesante en plan táctico. Vamos que en el gym por ejemplo no desentona en absoluto, je,je.

Otro de los aspectos, como es lógico que más llaman la atención del reloj, es la curiosa, incluso atrevida esfera elaborada a mano, ojo al dato, que representa a una “maltratada” rosa de los vientos, que “se entiende” ha sido sometida a mil batallas y aventuras. Preciosa !!!

La esfera además Muestra muchos detalles agradables y curiosos, es más pareciera que “esconde” acertijos, dado que los dígitos del fechador que hacen referencia a la fecha de nacimiento del autor, o sea, el 15, el 7 y el 31 están representados por un color rojo para ser destacados del resto. Curioso, pareciera una clave oculta en el reloj, magistral !!!

Otro detalle, es el efecto “arena” el cual me parece un trabajo enormemente bien diseñado y ejecutado.
Se observa en ella, una “micro-profundidad” preciosa, quiero decir que dentro de lo discreto y poco resaltado que es el relieve, encontramos unas diferentes texturas, volúmenes y formas encantadoras.

El color achampanado de la misma, no se refleja para nada bien en las fotos pero aparece a la luz unos tonos dorados y tostados, PRE-CIO-SOS.
El lúmen, no obstante, es algo decepcionante, dado que a duras penas dura de 12 a 5 de la mañana como mucho, una lástima, máxime en relojes de esta categoría. Digamos que cumple justo, pero muy justo.

Los índices son lacados, lo que les aporta por una parte un relieve muy agradable y útil y por otro la evitación del riesgo de que se desprendan en caso de golpe fuerte.
El fondo del datario se mantiene también en armonía con la esfera siendo también de color arena no desentonando para nada con el conjunto. Perfecto !!!

Las manecillas en este caso y entiendo para dotarlo de un aire más clásico, vintage o antiguo, se ha optado por las preciosas y lacadas agujas negras ya montadas en otros modelos en vez de la minutera naranja. La trotadora si es verdad que se le ha dado un toque de color con un “resalte” rojo que le aporta su lado “técnico y de exactitud” cual brújula, tanto de buceo como de montañismo.
La horaria ha sido “empequeñecida” casi a nivel testimonial, para darle relevancia a fin de destacar la minutera que es la más usada en buceo junto al útil bisel de medición de tiempos de descompresión. En cualquier caso son las saetas normales y habituales del modelo.

Los eslabones giran con una holgura como si se hubieran envejecido 20 años, algo raro en un brazalete nuevo, pero nada desagradable, y se unen mediante tornillos pasantes roscados en vez de pasadores, como es habitual en la Marca desde hace años.
Se trata de un reloj de tamañito bastante contenido, por decir algo y para que se hagan una diea, el Wolbrook Skindiver es mayor.

La caja de acero con forma de cojín ofrece unas dimensiones son 45.3 mm para el L2L, el ancho con corona es de 44mm, el diámetro de 38.7 mm y el grosor de 13.7 mm

Dentro del Sub 300T Clive Cussler, encontramos un calibre automático suizo Sellita SW200 en terminación estándar con 26 gemas que late a 4 Hz, es decir, a 28.800 su reserva de marcha es de 38h que en este caso viene decorado por la propia marca. En cuanto al ajuste viene en un penoso , triste y decepcionante +20"/día, (parece que se está estabilizando un poco dado que venía en +25) a mi modo de ver … totalmente mejorable a estos precios en los que nos movemos.

La corona bellamente e igualmente envejecida y grabada en negativo con el familiar ya pez de la marca en rojo y lacado, es roscada y muestra el suave tacto de la ésta.

Tiene una resistencia de “sólo” 30 ATM es decir 300M o sea 984 pies. Digo “sólo” porque el detalle curioso reside en que formando parte de la familia SUB 300T no llegue a las 120 ATM o sea, los 1.200 metros y 3.937 pies como “sus hermanos”. Me parece una pena, dado que el PVD para colmo, no le resta propiedades a la resistencia de la caja dado que no ha sido sometida a proceso abrasivo alguno, aunque lo parezca. No obstante, si bien al portar válvula de He es perfectamente usable para cualquier tipo de buceo, incluso de saturación, al estar preparado para el uso de cámaras de descompresión al que vaya a someterse casi cualquier ser humano.

El cristal es de zafiro y equipa el famoso bisel giratorio unidireccional patentado de DOXA con su tabla de límites de tiempo sin descompresión integrada de la Marina de los E.E.U.U.
Su uso ya lo mostramos en este otro repaso del Doxa SUB-700T en su día.

Por debajo del agradable y comodísimo resalte del bisel característico de la marca con sus gruesas y útiles marcas, encontramos algunas leyendas alusivas al homenajeado: En honor de Clive Cussler entre otras. Es discreto, si bien para mi gusto algo ya recargado y accesorio.
En dicho espacio también se encuentra grabado el número de serie de la pieza así como su resistencia al agua. Un lugar curioso y poco visto donde colocarlo.

El brazalete mixto de grano de arroz, ya por fin y desde hace unos años es verdaderamente y realmente de “granos de arroz” individuales ya que en la unidad mostrada en el anterior repaso era de imitación de eslabones independientes. Bonito igualmente y funcional pero que se alejaba de la idea original.
Su distancia entre asas es de 20mm.

Dispone de un cierre de doble pulsador, como ventaja sobre otros modelos que aún siguen equipando cierre por “click”, muy mal por Doxa en estos días en relojes de esta categoría ya.

El cierre va a conjunto en envejecimiento con la caja y no sé por qué se me representa en este caso a un candado antiguo. Dispone de cierre por cremallera como útil extensión para su cómodo ajuste o bien para adaptarse al traje de buceo.

Tiene grabados en relieve en positivo, tanto el “pececito” como la marca DOXA. Es raro que aparezca la grafía con el logo de la marca juntos, dado que suele aparecer el logo solamente.
Su funcionamiento es impecable si bien ya lo conocemos desde hace años dado que Strap-Code dispone de ese mismo cierre desde hace bastantes años.

La trasera se encuentra grabada tanto con el logo en relieve positivo en el centro de la Agencia Nacional Subacuática y Marina, (National Underwater and Marine Agency NUMA)

https://numa.net/

Dicho logo, está rodeado de todos los pecios encontrados, examinados o investigados por dicha Asociación a modo de texto “enrollado” que inspira conformar “una suerte” de “Piedra de Rosetta” que parece entrañar o desvelar algún texto desconocido y “críptico”. ¡ Genial ! para mi gusto ¡ adorable !

La NUMA fue fundada por Clive Cussler en 1979 con la finalidad de la investigación y preservación de los fondos marinos y el descubrimiento de pecios hundidos.

National Underwater and Marine Agency

En cuanto a la presentación, me parece correcta, pero con la salvedad de que a lo que se ve ha repercutido poco y a la baja en el precio del reloj, del cual dicho sea de paso, mejor ni hablar ni quiero recordar.

Quiero decir que si bien es verdad que soy entusiasta de las cajas “normales” y “económicas” y que siempre “huyo” de esas carísimas de materiales nobles que sólo sirven para ser guardadas, porque además tienen poca cabida para ser aprovechadas para otros menesteres, y que además de encarecen la pieza. Pero el tema reside en este caso, en que una caja de cartón tampoco la espero en un reloj de esta categoría. Qué menos que una caja de madera de pino mismo o de aluminio como era el estándar anterior, y que sólo requería cortar longitudinalmente dos foam para introducirlas en él y quedar perfectamente protegido además con estética de buceo.
El estuche tipo libro envejecido es original sí, pero la verdad que inútil de todo punto y aparatoso, además de generar un aspecto “barato” de cartón. En mi opinión le resta a la pieza.

La dotación no está mal, algo básica, y consta de carta de bienvenida y explicativa, tarjeta de garantía, libreto con datos de uso del calibre y una bonita para el que las use correa NATO en un color “sand” arena muy agradable y que realza la pieza sin duda y aumenta su aspecto clásico y aventurero-desértico.
Así mismo no hubiera estado mal, de nuevo atendiendo al precio, el que se hubiese incluido un caucho que si bien puede adquirirse aparte su precio es prohitivo.
Señores de Doxa, ¿tanto costaba introducir un útil para el cambio de correas? Si no saben encontrarlo económico, por favor contáctenme, se lo ruego, porque queda pobre y desconsiderado ya en nuestros días. Qué poco cuesta hacer las cosas bien a veces.

Se trata de un reloj curioso, que aúna diferentes facetas, me atrevería a decir incluso, perfectamente. Lo mismo evoca un precioso, ancestral y curioso tesoro hallado en un pecio hundido, que una antigua brújula o un elemento hallado en una tumba faraónica.

Es un reloj carismático que ensalza el concepto de la belleza de lo imperfecto y desgastado, en relación por ejemplo al concepto Wabi-sabi de la belleza de la imperfección impermanente asimetría, aspereza, sencillez o ingenuidad, japonés.

En esa línea “desértica” el reloj me “transporta” a paisajes del desierto, a soledad, a viajes con destino “encontrarse a sí mismo”.

Uno de mis libros preferidos es por ello, El paciente inglés de Michael Ondaatje llevado magistralmente a la gran pantalla en 1996 por Anthony Minghella y actores de la talla de Ralph Fiennes, Juliette Binoche y Willem Dafoe y “oscarizada” hasta en nueve ocasiones.

Una novela histórica de aventuras donde los protagonistas encarnan personajes sin un rumbo fijo y que se encaminan a un viaje de autobúsqueda como he citado.

En dicha línea les confesaré un “secreto” y es que no hay cosa que más me guste, evoque y sugestione horológicamente hablando, que apreciar una foto de un reloj sobre un mapa. Me parece muy sugerente el transmitir el paso del tiempo viajando a través de rutas, caminos, senderos, arena y polvo.

Bueno pues esta pieza me transporta a dicho entorno y mundo.

Creo que cada uno le buscamos a nuestros relojes temáticas o conceptos que nos aportan emociones, sensaciones, y en este caso este reloj a mi modo de ver aporta evasión, investigación, el gusto por la historia y lo antiguo, además de otros como la robustez y la curiosidad por lo desconocido y otras culturas.

Me atrevería a decir que es uno de los relojes que más sensaciones y emociones me ha transmitido, quizá en esa línea deba recordar a su insigne predecesor que tuve, el Doxa SUB 700-T Caribbean, que igualmente era un alarde todo él de sugerencias evocadoras al mar y a los viajes. En esa línea y ante tal precursor, éste me parece un más que digno sucesor.

No deseo afirmar que esta pieza me representa a mi modo de ver un “hito en el diseño horológico” la verdad, porque quizá me dejaría en el tintero cientos de buenos diseños y además atemporales, cuando incluso la Historia de la Horología aún no “ha hablado” ni puesto a esta pieza en “su lugar” en el tiempo, pero la verdad es que el acierto según lo veo yo en el diseño, sin ser demasiado atrevido, se sale de lo habitual pero sin desentonar en nada. Parece como el reloj “siempre estuvo ahí” sólo hubo que cogerlo.

Me resulta un reloj original pero a la vez enormemente discreto, incluso mucho más que otros diseños a los que incluso estamos más acostumbrados pero que por su color más llamativo, captan la visión rápidamente. Incluso en esa línea de discreción, he observado llevándolo que la esfera tiene el color de la piel tostada por el sol.

Este Doxa SUB 300T Clive Cussler es un reloj que lo calificaría de armónico, no ya por todo él, sino que me transmite armonía, es usable a diario y está dispuesto para cualquier “aventura” que se le pueda ocurrir a su dueño, que debido a su probada robustez se desenvolverá discretamente y solvencia, prestando un buen servicio tanto en tierra como en el mar o aire.

Un dato curioso para ir terminando se refiere a la pregunta, ¿cómo es que Doxa no ha elaborado un reloj conmemorativo de Clive Cussler y su personaje Dirk Pitt que no sea un SUB de esfera naranja?
Pues primero porque dicho modelo ya estaba en el catálogo, segundo porque no se pretendía simplemente grabar en la esfera el nombre del autor a un reloj ya existente, y tercero por expreso deseo de la familia del autor, que deseaba la elaboración de un reloj diferente así como describe su propio hijo a Clive Cussler.

Y termino, a modo de homenaje de nuevo, con las palabras con las que Dirk, hijo de Clive Cussler, describe tanto a su padre como a la pieza que hemos intentado describir:

“Valiente. Creativo. La mente de aventura. Así mi padre abordó la vida. Ya fuese que estuviera buscando pecios históricos o contando historias de aventuras, siempre fue original y único. Características que se aúnan perfectamente en este reloj Doxa, que lleva su nombre. Agradezco de todo corazón a la marca Doxa por honrar el legado de mi padre con un reloj que encarna su coraje, originalidad e impulso de crecer”

(Dirk Cussler, Presidente de la Organización NUMA)

Muchas gracias por leer hasta aquí, espero que disfruten de sus diver`s este verano en su medio y disfruten del mar y la Naturaleza en armonía.
Saludos

86 Likes

Me tengo que ir a dormir! Vaya horas de publicar esto. :sweat_smile: Mañana me lo leo enterito! Muchas gracias por este pedazo de reportaje!

4 Likes

Me lo he leído todo! La verdad es que me parece chulísimo el acabado envejecido, el ajuste del movimiento…mejorable por el precio…

En la dotación una cajita de madera envejecida habría sido top…zelos te mete cajas de madera en relojes de 400 euros…

2 Likes

Pedazo presentación y reloj.

Uno de mis griales por mi afición a la lectura de las obras de Clive Cussler, donde conocí la marca Doxa gracias a Dirk Pitt.

Enhorabuena por la adquisición.

2 Likes

Mañana me toca leer este documental :ok_hand::ok_hand:

2 Likes

Buenas noches, leído de cabo a rabo, me ha encantado.
No hay nada mejor, que sin esperarlo, encontrarte con un hilo así…
La presentación, primero poniéndonos en situación, luego conociendo al personaje y por último, conociendo el reloj, me ha parecido magistral.
Muchísimas gracias por perder tu tiempo, en darnos a conocer, otro reloj, con historia.
Espero que lo disfrutes mucho, cada vez que te lo pongas en la muñeca y no te preocupes, por el desfase, seguro que lo mejora, date cuenta que es un reloj muy baqueteado :smirk:.
Un saludo.

2 Likes

Enhorabuena compañero. Menuda pasada… Madre mía :clap::clap::clap:

2 Likes

Me voy a la cama a soñar con las arenas del desierto, DISFRUTALO con salud , IMPRESIONANTE presentación, como nos tiene “malacostumbrados” y otro FUTURIBLE que ponemos en la agenda… tiempo al tiempo…. :raised_hands::raised_hands::raised_hands::raised_hands::raised_hands::raised_hands::raised_hands:

3 Likes

Espectacular. Muchísimas gracias.
Menuda lectura y joder, que me han entrado ganas de comprarme un Doxa.

3 Likes

Madre mía, pedazo presentacion. Eres un crack @psicoac.
Mañana me lo leo con calma que lo he leído en diagonal. Muchísimas gracias por la currada que te has pegado.

2 Likes

La presentacion es grandiosa, sublime, espectacular hasta el punto que mucho muchisimo antes de terminar de leerla ya casa ni me importaba que reloj se iba a presentar, simplemente seguir leyendo y que no se acabase nunca
Despues de mucho leer y disfrutar haciendolo descubro un reloj muy interesante, muy ponible en el dia a dia y muy bonito
ENHORABUENA por esa presentacion

2 Likes

Hola

Impresionante como todas las que has escrito previamente, es una maravilla disfrutar de como alguien es capaz de describir tan bien un “sentimiento “ que transmite un objeto inanimado y uno ser capaz de identificar perfectamente de lo que se está hablando gracias a ello.

Muchísimas gracias

2 Likes

G-R-A-C-I-A-S amigo, disfrútalo con salud y que nosotros lo veamos :hugs:

Descomunal el artículo y presentación, sublime pieza, me atrevería a decir que, conociéndote, la más evocadora de las que ha pasado por tus manos. Mejorable, como todos, pero tremendamente singular y bien ejecutada. No me extraña que el joven Cussler esté encantado con el homenaje que rindieron a su padre, no es para menos.

Creo que mañana me lo leo de nuevo en el avión, aunque esta vez el destino no sea tan ignoto como el anterior.

Un abrazo

3 Likes

Le iba a echar un vistazo por encima y dejarlo para leerlo mañana… y me lo he leído entero, no podía parar… De la presentación me ha gustado todo, la historia, super amena, las fotos, buenísimas y por supuesto el reloj. Me parece precioso, pero antes de plantear comprarmelo… tendría que tener en mi caja ya un Doxa naranja… ese me vuelve loco…
Lo dicho, enhorabuena por esta presentación que te has currado pero bien… y que sigas escribiendo muchas más…:clap::clap::clap:

2 Likes

Qué maravilla !!! ( Y el reloj también )
Muchas gracias por esta magnífica presentación

1 Like

Impresionante. Esto merece leerlo con detenimiento.

1 Like

Oscsr eres in espectaculo.

Y me falta por acabsr de leer…

1 Like

Menuda presentación te has marcado Oscar.
Enhorabuena ,da gusto leerte.
Disfruta del reloj ,me parece todo un acierto.

1 Like

Presentación de 11, novelística!!!, lo aplaudo!!. Y el reloj de 10.

Mi debilidad son las esferas trabajadas con la cabeza, donde se puede ver sin lugar a ninguna duda los restos de las neuronas chamuscadas de sus diseñadores, y en ese caso el “olor a quemado” se advierte desde el otro lado de la pantalla, jejeje. Me parece una obra maestra que se ha cuidado mas que mucho en representar con cada detalle una idea, una historia, un oficio… encantado con el reloj, que desconocia por completo. Gracias.

1 Like

Magnifica presentacion . Del reloj poco que decir un clasico con una esfera muy bien trabajada

Enhorabuena tanto por el reloj como por la fantastica redaccion de la presentacion

1 Like