Retrospectiva Vital ( Sinopsis de uno mismo sin desenfoques )

Tengo 42 años, y no me desagrada hacerme mayor, y los cabellos blancos ahora me combinan muy bien con algunas esferas de relojes… pero si empezase de nuevo cambiaría ciertas cosas, bastante gente y muchas rutinas socialmente inevitables; no pretendo caer bien a todo el mundo, y menos aún que el resto me guste a mí. Siempre he creído que la humanidad se divide en dos tipologías: los cínicos y los mediocres de espíritu. Yo soy de los primeros ( como la Vibora Negra, Oscar Wilde y Corto Maltés ) ¡ pero es que del otro bando hay tantísimos… !. La vulgaridad vestida de falso rigor y conocimiento, la frivolidad estúpida, la seriosidad afectada… deberían ser eximente y casi justificación obligatoria para romperle las narices a mucho gilipollas… Nunca seré politicamente correcto porque es la más indigna de las incorrecciones, pero puedo ser encantador si, maliciosamente, me sirve para aprovecharme de aquéllos que no soporto; sé muy bien qué no quiero, pero aún me pregunto si lo que quiero vale la pena o se trata de una mera cuestión de adaptabilidad al medio. No recuerdo nada especialmente significativo antes de los 15 ( bien, el reuma que me hizo caer de narices por la calle… ), y realmente no me queda casi nada ni nadie de mi etapa pre-Barcelona, y tampoco lo reclamo. Vengo de una familia muy numerosa llena de desconocid@s, y me gusta mucho estar solo, a veces creo que es mi deseo de verdad – mejor dicho, que nadie me imponga su tiempo ni espacio si no me place -, y sé que jamás sabré agradecerles a mis padres por como, siempre, han renunciado a ellos mismos en todo por nosotros.

Tengo unicamente dos e indispensables amigos que aparecieron con la excusa que hizo pedazos todos mis proyectos vitales – la puta mili -, y son los únicos que me llevaría a una isla desierta, para reir juntos. Por todo este tiempo han pasado muchísimos saludados, algunos conocidos, y ninguno de ellos me ha importado lo suficiente como para venderle el alma, pero agradezco sus momentos; han pasado muchos viajes, y he sacado la conclusión que España es muy bonita, pero también debe estar bien Swatzilandia; han pasado enormes dedicaciones y esfuerzos a empresas, propuestas y personas que, y ahora lo sé, no creían en mí ni la cuarta parte de lo que yo luchaba por ellas… Lamento sinceramente haber malgastado parte de mi existencia con quien solamente se sirvió de mi capacidad y entrega, especialmente porque podría haberme dedicado a quien realmente se lo merecía. Por eso asumo que adoptaré una actitud meramente mercenaria en todo lo que corresponda al ámbito laboral, por no calificarlo de prostitución interesada: si me han dado por el culo, que me cueste lo menos posible en esfuerzos, o que me aporte pasta suficiente, porque todas las aspiraciones profesionales ( si es que he tenido alguna, más allá de realizar las cosas bien y honestamente conmigo mismo ) no me importan nada al lado de mi mundo propio. Y es que, a mis 42 años, he tenido tiempo de sobras para probar algunos vicios que he querido, y ahora que ya ni fumo prefiero el vicio de la inteligencia y de un cuerpo deseado. He tenido tiempo de dejar de leer libros pero no olvidarme nunca de mis cómics ni mi música: lo único que salvaría – y la colección de relojes - si es que sirve de algo salvar nada.

He tenido tiempo de apreciar al máximo como soy de afortunado por vivir en un rincón donde las desgracias de la mayoría de habitantes del planeta parecen artificiales, y eso aún convierte en más molestas las absurdas quejas y protestas por vanalidades y estupideces descomunales : en verdad que el denominado Primer Mundo se merece que lo borren del mapa, por putos snobs. He tenido tiempo de saber que la felicidad constante no existe, y que todavía es más idiota creer en ella, basta con valorar esos momentos que resultan buenos, que son muchos más de los que acostumbramos a reconocer. He tenido tiempo de ser papá, y sé que no siempre sé estar a la altura: Emma me demostró al nacer cómo es de maravillosa la vida, porque ella luchó enormemente para vivirla. He tenido tiempo de aprender que una criatura es, en verdad, asumir muchas renuncias propias, y que no siempre es facil ni estamos dispuestos para ello… pero me ponen fatal aquellos estupidos ( y hay a patadas ) que hablan de los suyos como si fuesen autentica molestia, los pequeños no se merecen alguien tan irresponsable a su lado. Para ella sólo reclamo que el tiempo la deje ser como ella elija, y que le apetezca explicarme sus cosas, aunque no crea en las mías. He tenido tiempo de saber que una Coca-Cola fría es un lujo inevitable, y que no apremio ninguna posesión material que me implique dejarme las ganas y lo que no tengo. He tenido tiempo de aceptar que muchas sensaciones no las viviré ( porque no está la cosa como para perderme en un trekking por Nepal o aprendiendo a conducir ), y que deberé plantear para la próxima reencarnación tocar todos los instrumentos que me gustan, enamorarme de Gon-Li, viajar para conocer y aprender y plantar un cactus… pero también reclamo que hay experiencias emocionales/físicas que no estoy dispuesto a no descubrirlas, el qué y con quien es sólo de mi incumbencia. Y el tiempo se acaba, por eso quiero vivirlo por el placer de hacerlo mío.

Tengo 42 años, y más de la mitad al lado de quien, en la Facultad de Filología, me pedía los apuntes y un día creyó que quizás estaría mejor compartir lo demás. Entonces era preciosa, ahora aún lo es mucho más. Y aunque le haya dicho muchas veces que la quiero, no sé si he sido capaz de hacerle saber que la admiro por mucho más de lo que se admira a alguien. Es más fuerte de lo que ella misma sabe, más desprendida de lo que conviene, y hemos tenido conjuntamente el acierto de no querer ser el uno x el otro, sinó ella y yo y crecer juntos. Agradecérselo es demasiado poco, por tanto reclamo el doble de tiempo para intentar un aplauso, sabiendo que nada es más valioso que ella misma.

Y es que nací con una chica al lado que se llevó lo mejor, por eso soy así, y ya me está bien. Y tengo un maletín amarillo más chulo que un submarino, y una pandillainterreal con quien comparto locura y un espacio virtual que desprende emociones a raudales y detalles sin cuento, y eso cuenta mucho. El día que me vaya, si alguien piensa en mí que sepa de antemano que yo también. Sonará God if I saw her now y a las puertas del infierno llegaré con credenciales ( un Corum Bubble Devil y un Monster) y con Lucifer montaremos una KDD sin fín donde os esperaré a los buenos.

Hace muy poco decidí apostar por mí mismo. Creo que gané. El juego seguirá, pero ya no me preocupa nada ( mis cartas, aunque marcadas, no son fakes ).:wink:

Montxo.

Mira por donde, me has cogido en medio de una etapa zen, y me has llegado con tu reflexión.

Me encanta saber que existe gente que se preocupa de conocerse a uno mismo, y que se da toda la caña que se merece, pero sabe hacer balance de lo vivido. Nuestras vidas, si entendemos por vida la recopilación de eventos acaecidos alrededor de uno, seguramente han sido muy distintas, pero creo que hay un patrón que nos une, y debe ser eso que tu denominas cinismo. Para los demás parece una excentricidad, eso de ir por la vida viviendola, repasandola mentalmente, sacando conclusiones y sumando esa experiencia a mi ser, pero no entiendo otra manera de vivir.

Cuando la gente (ese grupo de mediocres de espíritu) habla de vivir intensamente suele referirse a acontecimientos destacados o especiales, como hacer viajes a sitios lejanos, o situaciones que aporten sensaciones fuertes, pero para mi la intensidad surge de la vivencia que se obtiene de cualquier situación, de lo que sólamente eres consciente de sentir si te centras en ello, aunque el acontecimiento sea cotidiano o habitual.

Ya es tarde y me he puesto un poco oscuro en mi comentario, pero intentaré aclararlo con una anécdota: hace dos años le dejé conducir mi coche, un descapotable blanco al que llamaba Heidi (era la niña de mis ojos) a mi mejor amigo. Era verano e ibamos los dos de paseo a media tarde con la capota bajada, y este amigo mío de pronto tuvo un desliz y se salió de la carretera en una curva. Salimos volando por los aires y detuvimos el coche a 50 metros de distancia y 20 de desnivel contra un poste de teléfonos, que partimos en dos. Hasta aquí los hechos (coche roto por delante y por debajo, adrenalina por las nubes…) y a partir de aqui la vivencia.
Aún no se habia posado el polvo sobre nosotros (ibamos sin la capota puesta) y me puso la mano en la pierna, me miró a los ojos y me preguntó si estaba bien, pero antes de responderle me confesó que mientras que volabamos por los aires se le pasó por la mente una imagen de dos meses antes, del día que nació mi hijo y lo tenia en brazos para enseñarselo. Me dijo que por el coche no me preocupase, que se haría él cargo (como así fue) pero que le tenía que perdonar por haberme puesto en peligro de no volver a tener al niño en brazos.

Eso, señores, es una PERSONA.

Despues hablamos mucho de lo que pasó aquel día, sobre todo de las consecuencias de lo sucedido, y a mi me quedó absolutamente claro que tenía el mejor amigo que se puede tener, que la experiencia fue realmente positiva, porque me mostró de qué estaba hecho, y lo que ví me convenció.

La moraleja es que mucha de la gente que me rodea piensa que debería de retirarle hasta el saludo, porque lo que había hecho es imperdonable, pero yo lo viví de otra manera, y esta forma de ser me ha proporcionado enormes satisfacciones. He llegado al punto de pensar que padezco algún tipo de patología, porque he llegado a disfrutar del hecho de estar sufriendo (me siento mejor cuando puedo sentir parte de la pena de alguien que ha perdido a un ser querido, me gusta tener sentimientos, aunque sean de pena o tristeza)

Por otra parte me sorprende es estar aquí compartiendo esto con vosotros, gente desconocida, a las cuatro y algo de la mañana…
(se nota que mi mujer está de viaje de negocios y no me espera en cama) pero la culpa la tiene Montxo por haber empezado. Y por haber conectado con algo que tenía dentro.

Lo que siento de veras es carecer de prosa florida, para haceros mas amena la lectura, pero lo importante ya está dicho.

Hasta otro de mis momentos zen.

Montxo, que lo pases fenomenal! Un fuerte abrazo! :slight_smile:

Hoy es el cumple de mi hijo mayor tambien, 9 añitos.

MONTXO FELICIDADES naciste el mismo dia que yo y veo que tambien “ERES UN ROMANTICO” yo siempre lo he dicho arriba DIOGENES viva BUKOWSKI y que se mueran los feos,hoy nos toca reirnos y mañana tambien.FELICIDADES y entiendo cada una de tus palabras.Gracias

Que bueno que te veas de una perspectiva bien planteada. He conocido mucha gente que se ha puesto a verse a si misma, de allí pasaron a buscarse y much@s se perdieron en esa famosa búsqueda.
Tenía 3 amigos que eran a los que les podías contar todo. Dos murieron, uno a escasas semanas de cumplir los 40 y el otro se suicido, nunca lo hubiera pensado de este ultimo y nunca creí en la versión oficial de “muerte accidental”. Me queda uno que se la vive envuelto en el trabajo, siempre ocupado, le mandas un saludo en el Messenger y aunque esté conectado te contesta raramente.
Maldito trabajo, es tan malo que hasta te tienen que pagar para hacerlo y no hay un solo millonario que se dedique a acaparalo :D:D:D
Ahora que tengo a mis hijos, estoy seguro de que muchas cosas no las voy a poder hacer, o tal vez me tome más tiempo poder lograr alguna, mas no todas. Comparto plenamente lo que dices a ese tema. Creo que conozco ese sentir. Estoy seguro de que a mis padres les pasó lo mismo. También me encabronan los que ven a los hijos como una molestia.
En estos días mis escuincles (hijos) me piden que les cuente una historia para dormir. Mientras me lo pidan, se las contaré.
Creo que tengo una pandilla interreal también. El maletín creo que lo llevo en la cabeza por eso creo que me veo cabezón y uso casco cuando voy en bicicleta. Prefiero quedar tullido a quedar turulato
Si el diablo es como se ve Elizabeth Hurley en Bedazzled, creo que volveré a tener religión y con suerte nos veamos en el infierno.
En verdad ya puesto en el teclado es muy difícil superar la forma en que te haces entender. Te admiro la capacidad para mostrar las ideas en forma clara. Ya quisiera poder hacerlo en forma similar. Porque hay muchos puntos en los que coincido contigo. En donde no creo coincidir, es que seas un cínico. Me da la impresión de que no lo eres tanto como crees :D:D:D
Un abrazo Montxo.

Puff, me acabo de releer lo que escribí :eek: :eek: :eek:
He visto telegramas mejor redactados :frowning: :frowning: :frowning:

Joer Montxo que profundo, me alegro de leerte, se agradece la buena lectura a estas horas que no hay na en la tele.:D:D:D:D

Besos cariñosos de tu hermano sureño.

como me gustaria saber escribir asi de bien mis reflexiones, miedos y alegrias…y ademas ser tan valiente como para ponerlas en un foro…

Gracias.

Montxo…me has emocionado. No sé si será mi sangre italiana o tantos puntos de contacto con mi propia historia.
Admiro y felicito,a quien es capaz de compartir estos pensamientos y sentimientos en un lugar público. No es que me dé verguenza,es solo que envidio tu capacidad para ponerlo por escrito.
Un cálido saludo